Bienvenido a Fitzroy

Gobierno anuncia proyecto que permite pactar jornadas más flexibles y vacaciones de 20 días

05 May 2019

Gobierno anuncia proyecto que permite pactar jornadas más flexibles y vacaciones de 20 días

Escrito por con 0 Comentarios en Sin categoría

Propuesta reduciría jornada de trabajo a un máximo mensual de 180 horas. Mandatario descartó precarización.

Acompañado de los ministros del Trabajo, Nicolás Monckeberg, y de Hacienda, Felipe Larraín, el Presidente Sebastián Piñera firmó ayer el segundo proyecto de ley de la agenda de modernización laboral y que permitirá a empleadores y trabajadores adaptar las jornadas laborales. Piñera comentó los ejes estructurales del proyecto de ley que ingresaría la próxima semana a la Cámara de Diputados: Son medidas para adaptar mejor las jornadas laborales, de forma tal de que se puedan conciliar, de mejor manera, con el mundo de la familia, del deporte, de la cultura, de los amigos y de lo que las personas quieran hacer con su tiempo libre.

La iniciativa propone mecanismos para que empleadores y trabajadores pacten de manera individual cambios al sistema de jornada de trabajo, entre ellas una jornada mensual de 180 horas a nivel individual. La idea es que se pueda pactar, alternativamente, a la jornada ordinaria de 45 horas semanales, una de 180 horas mensuales que podrá ser distribuida en forma diferente cada semana. Los expertos afirman que dicha medida implica reducir la jornada mensual de trabajo en un 8%. Actualmente se tramita en el Congreso una moción de la diputada Camila Vallejo (PC) que busca bajar a 40 horas la jornada semanal. Otro de los cambios que se propone es una jornada semanal distribuida en no menos de 4 días ni más de 6. Así, por ejemplo, los trabajadores podrían prestar servicios de lunes a jueves, y descansar viernes, sábado y domingo. También se establece la posibilidad de que el trabajador opte porque se le compensen algunas horas extraordinarias por más vacaciones.

La medida permite que el trabajador elija si las horas extraordinarias se le pagan con recargo o se le compensan con vacaciones, especificando que, en el caso de la opción por vacaciones, pueda tener hasta 5 días de feriado anual adicional, llegando a un total de 20 días anuales. Piñera defendió los cambios propuestos y descartó que se precarice el empleo: Todo lo contrario. Este proyecto de ley lo que busca es fortalecer los derechos de los trabajadores, ampliar sus ámbitos de libertad y permitir una mejor incorporación al mundo del trabajo y una mejor compatibilización de ese mundo con otros tan importantes, como el mundo de la familia. Monckeberg dijo que es fundamental que pongamos el foco de esta modernización en mejorar la calidad de vida de los trabajadores. No hay nada más precario para los trabajadores que no tener trabajo o tener un trabajo que lo encadena a jornadas rígidas con baja productividad. Larraín anticipó que el costo anual de la reforma es de $1.200 millones.

Economistas afirman que medidas generarían más empleo y estiman que jornadas se podrían reducir en hasta un 8% al mes

Impacto positivo en el empleo, en la productividad y la conciliación del trabajo con la vida familiar, son parte de los aspectos que los economistas valoran del nuevo proyecto de modernización laboral que flexibiliza el horario y jornada de trabajo. Pero también ven riesgos. Hace mucho tiempo que el Centro de Políticas Laborales de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) viene empujando la idea de que las jornadas laborales en Chile son excesivamente rígidas, dice Andrea Repetto, directora de esa unidad académica.

Esta rigidez, explica, hoy no permite que las empresas se ajusten a situaciones cíclicas —como cuando una pyme debe rechazar un pedido extraordinario— y tampoco a las necesidades de los trabajadores para conciliar mejor el trabajo con su vida personal. Repetto sostiene que organizar la jornada en torno al mes, en lugar de la semana, con límites de horas y días de trabajo continuo, puede traer más productividad y mejorar las condiciones laborales de los trabajadores. Adicionalmente, la propuesta de 180 horas al mes es una reducción de la jornada de trabajo en relación a la legislación actual de 45 horas a la semana, precisa. Esto, según explica la economista, porque un mes tiene poco más de cuatro semanas, lo que implica que hoy se trabaje más de 180 en el periodo.

Estima que con la medida, considerando feriados y demases, es como una reducción de 8% de la jornada laboral. La estimación es compartida por el vicepresidente de la Comisión de Productividad, Joseph Ramos, quien explica que en la actualidad se trabaja cerca de 191 horas mensuales, y con la iniciativa, la jornada mensual se reduciría cerca de 11 horas, en promedio. En cuanto a considerar jornadas semestrales o anuales, a Repetto le parece central que sea en acuerdo con las organizaciones sindicales, las cuales pueden procurar que las condiciones laborales de los trabajadores no se deterioren. Aunque no cree que las centrales sindicales estén conformes, a Ramos le parece positiva la adaptabilidad de la jornada, donde el trabajador que no quiera, no tiene que sumarse. No veo que debilite los derechos de los trabajadores; por el contrario, los amplía, señala. Le falta mirar los detalles del proyecto, pero piensa que este podría perfectamente haber sido propuesto por el gobierno de la Presidenta Bachelet. Creo que sí es bueno para Chile, comenta.

Según Juan Bravo, investigador de Clapes UC, la flexibilización de la jornada incentiva una mayor participación laboral de segmentos que hoy no están en el mercado laboral, por lo que podría haber un aumento del empleo. La nueva normativa favorece a los trabajadores al poder acomodarse mejor a su realidad y preferencias, lo que los vuelve más productivos, y eso es positivo para las empresas, afirma el economista. Bravo, junto con Karin Moore, habían propuesto en octubre la compensación de horas extraordinarias con tiempo libre, lo que implica una bolsa de horas. Nos alegra que el Gobierno lo haya incluido, subraya. En un mundo de cambio acelerado en términos tecnológicos, sociales y culturales, Bravo plantea que la jornada tradicional fija va quedando atrás; las nuevas tecnologías permiten formatos de trabajo flexibles.

Es una buena idea pero con mucho riesgo, apunta Pedro Leiva, director del Observatorio de Gestión de Personas de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile. Destaca que, según la experiencia en otros países, en algunos casos puede aumentar la sobrecarga laboral. Advierte que los jefes de empresas en Chile tienden a controlar a las personas que tienen flexibilidad horaria obligándolas a trabajar en el mismo horario que la empresa y ve en ello un riesgo de gestión para que la flexibilidad de jornada no se implemente. Otro de los riesgos es que, al no regular por el horario, se regule por tareas y lleve a una sobrecarga de trabajo.

Diputados prevén compleja tramitación

Tras la presentación del segundo proyecto de ley de la reforma laboral, diversos parlamentarios de la comisión de Trabajo de la Cámara entregaron sus puntos de vista respecto de la iniciativa legal, anticipando una extensa y difícil tramitación. El presidente la comisión, el DC Raúl Soto, dice que luego de conocer los detalles del proyecto se quedó con una sensación amarga y anticipa un debate largo, amplio y profundo. Mientras que para la diputada RD e integrante de la comisión, Maite Orsini, este es un proyecto que, en el contexto actual del mundo laboral, implicará una precarización pura y dura. Por ello, de aprobarse la idea de legislar, la tramitación será larga y compleja, advierte. El UDI Guillermo Ramírez, integrante de la instancia, espera que la tramitación sea dura. Esto debido a que parte de la oposición le busca la quinta pata al gato para rechazar todo.

CPC recibe con cautela cambios y CUT alista vocería

Siempre desde el sector empresarial vamos a valorar un proyecto protrabajo, protrabajador, profamilia, proinclusión y profuturo, fueron las primeras palabras del presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alfonso Swett, respecto del proyecto de modernización de la jornada de trabajo que anunció el Ejecutivo.

Al entrar al detalle y ser consultado sobre la posibilidad de la reducción de la jornada laboral, que plantea la iniciativa al fijar un máximo de 180 horas mensuales, Swett expresó cautela y dijo que tendrá una opinión más certera del proyecto cuando lo tengan para análisis. Antes de pronunciarnos sobre eso queremos leer el proyecto, queremos revisar las minutas, dijo. El presidente de la Sofofa, Bernardo Larraín, indicó que todo el tema de la adaptabilidad, que no solo genera más espacios para pactar jornadas a nivel individual y de sindicatos, es un primer factor muy positivo que le introduce con vigor la palabra flexibilidad a un Código Laboral que no la tenía y eso es abrazar las nuevas tendencias del siglo XXI. Consultada la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), optó ayer por no referirse al proyecto y anticiparon una vocería para hoy de su directiva.

Fuente: El Mercurio
Comparte esta publicación!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *