fbpx

Crece presión por viajar a las playas en medio de la pandemia y alcaldes piden que se exija un PCR negativo

En Valparaíso y Coquimbo, las regiones más demandadas, jefes edilicios de comunas turísticas consideran insuficiente el uso de banderas rojas ante las aglomeraciones.

De 36 mil a 72 mil. En su segundo día de vigencia de la nueva autorización para viajar desde y hacia comunas en fase 2 del plan ‘Paso a paso’, las solicitudes de los veraneantes se duplicaron. La Región Metropolitana concentra el 72% de las peticiones de permiso y la más demandada es la Región de Valparaíso, ya que es el destino del 35% de las solicitudes a nivel nacional.

De las 38 comunas que forman esta última, ocho están en fase 2 y cinco de ellas son costeras: La Ligua, Concón, Viña del Mar, Valparaíso y San Antonio. El resto está en fase 3, salvo Juan Fernández, en Apertura Inicial. Pero la expansión de contagios de coronavirus hace temer a las autoridades retrocesos a fases de confinamiento, en particular en la capital regional y Viña.

Una doble bandera roja alertará a los visitantes que una playa de la región ya superó la capacidad de aforo y que no pueden ingresar más personas. Esta medida la adelantó ayer el intendente Jorge Martínez como parte de un paquete de nuevas medidas de control sanitario para enfrentar las aglomeraciones.

La primera bandera roja indica oleaje inadecuado para el baño; la segunda, que la cifra de veraneantes superó el aforo para garantizar que se cumplan los protocolos exigidos. Estos consisten en mantenerse a un metro de distancia entre personas con mascarillas de un mismo grupo (o a dos metros sin mascarilla cuando estén en reposo) y a cinco metros entre un grupo y otro.

‘Una vez puesta esta bandera, no puede entrar más gente a la playa’, enfatizó Martínez, quien admite que de lunes a viernes, período en que la fase de Transición lo permite, la gente irá a esos espacios públicos. ‘Lo queremos hacer en todas las playas de la región con mucha fuerza y fiscalización. Queremos que vengan personas a descansar, pero respetando los aforos y protocolos’, añadió.

La comuna más demandada por los solicitantes de permisos es El Tabo, de 16 mil habitantes. Pero su alcalde, Alfonso Muñoz, cree que la medida de la doble bandera es ‘un chiste’. ‘Ya lo habíamos pensado y creamos nuestra propia bandera. Pero queda a criterio de la población cumplir y respetar las reglas’, cuestionó.

Y aunque las autoridades regionales aseguran que duplicarán la cifra de fiscalizadores en las playas, Muñoz cree que los permisos interregionales para vacacionar deberían ser acompañados de medidas que sí se puedan controlar. ‘Debería ser obligatorio mostrar un PCR negativo para quienes quieran obtener ese permiso y su grupo familiar. Y que cuenten con una segunda vivienda en la comuna de destino. Si no, tendremos una población flotante en campings, cabañas y hostales. Son alojamientos compartidos que generarán focos de contagio’, dijo.

La idea de someterse a un test en la víspera de viajar es una idea que comparten otros ediles. ‘Se pueden colocar una o varias banderas, pero si no se acompaña con una estrategia integral que refuerce la trazabilidad, testeo y aislamiento, cualquier acción nueva pierde sentido’, expresó el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp. ‘Lo del PCR negativo es una opción que se debe explorar’, añadió.

El interés por viajar a Algarrobo preocupa a su alcalde José Luis Yáñez, ‘por la falta de recursos humanos y logísticos para hacer una buena fiscalización, sobre todo en las playas. Hoy (ayer) recorrí el borde costero y constaté la poca conciencia del turista’.

‘Ojalá que a los visitantes que vengan por permiso de vacaciones se les anexe la norma de traer un PCR con 24 o 48 horas de anticipación, para asegurarnos de que estén sanos’, agregó.

La exigencia también es enarbolada por alcaldes de la Región de Coquimbo, la segunda más demandada con el 13% de los permisos. Roberto Jacob (La Serena) cuestionó restringir el aforo en las playas. ‘Tenemos que ser serios. Es imposible poner una puertas de entrada y salida en nuestros ocho kilómetros de playa’, dijo y planteó que lo deseable es que el que viaje lo haga con un PCR hecho, aunque ‘es difícil, pero al menos que la mayor parte cumpla’.

Su similar de Vicuña y presidente de la Asociación de Municipios Turísticos de Chile, Rafael Vera, dijo que no se puede esperar que solo el uso de las mascarillas y cumplimiento de normas ‘nos salven. Es importante exigir un PCR negativo a cualquier turista que desee llegar a otra región. Eso es proteger el turismo y a la ciudadanía’.

Fuente: El Mercurio

You don't have permission to register
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, en qué podemos ayudarte?